La Depresión.

by admin

 

Existen varias clases de depresiones en esta era que estamos viviendo. Hoy se la llama la enfermedad de la nueva era.

En éste artículo quisiera ser lo más claro posible y con sencillez para dar a entender de que se trata y animar a alguien que quizá este padeciendo esta oscuridad del alma.

Existen las depresiones de los cambios de edad en lo específico la mediana edad (35- 45 años) , las post parto, la depresión de padecer alguna enfermedad crónica como VIH, un cáncer del cual se pudo salir, causas de algún tipo de adicción, diabetes y más.

No confundamos una tristeza profunda que puede ser por la pérdida de un ser amado, un divorcio y situaciones difíciles que puedo seguir enumerando como la pérdida de un trabajo.

Las tristezas profundas se describen como momentos de altibajos, llanto, preocupación aunque siempre hay esperanza y acción respecto a salir adelante más allá de la situación.

Cuando escribo sobre la depresión en este mismo instante que no es la primera vez aparte de haber predicado y dar charlas sobre el tema en si, pienso en que lo que diferencia un malestar de tristeza a la depresión es que en la depresión no hay esperanza aún. Es un túnel sin luz. La depresión trae una constante sensación de sin sentido por la vida, no hay satisfacción, se pierde el gusto por las cosas que antes tenían interés, se desea algo y cuando se lo obtiene desparece el gusto enseguida. Muchas veces aparece un deseo de no vivir más incluyendo que existe la posibilidad de suicidios. Una persona que está deprimida muchas veces en su mayoría la padece en soledad (Se la llama la enfermedad de la soledad o aislamiento). Existen casos donde hay una ciclotimia, cambio de humor y esfuerzo por mostrarse bien frente a los demás. Existe una negación en muchos casos pensando que ya se va a ir. Como escribí en líneas anteriores sobre que aparece luego de haber sido adicto a alguna sustancia, sexo, pornografía y otras situaciones de lo que es importante que escriba en otro momento sobre estas situaciones. También la depresión aparece y se trata de salir de ella buscando efectos en tomar alcohol, drogas y sexo compulsivo.

Comentando en resumen mi caso soy una persona que le hice frente a este infierno. Le planté cara se le diría en español. Me costó reconocerlo aunque como tenía gusto por la vida pedía ayuda y fue ahí que me hice tratar por profesionales y he salido adelante. El egocentrismo hizo que me cueste recibir la ayuda por mi costumbre a darla y además de ser un profesional ensalud en mis adentros pensaba “¿a mi quién me va a ayudar?”

Claro que luego de dejar las drogas hace 23 años, pasar por un cáncer hepático por el consumo de alcohol y la cocaína intravenosa era muy obvio que me pueda pasar. Enterarme que soy VIH positivo fueron noticias que me traumaron y lo fui reconociendo de apoco.

La solución: (1 Reyes 19:4) La depresión de Elías.

Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.

En este texto bíblico se resume mi vida. Estudié teología 6 años, me he leído la Biblia muchas veces enteras y nunca me quedaba con el sufrimiento de Elías, Mosiés al rechazar semejante carga, David en su dolor por pecar y puedo nombrar muchos casos.

¿Alguna vez has escuchado que los que sufren es porque pecan, no siguen a Dios o algo están haciendo mal? Pues yo sí. Pude ir tratando con la ignorancia de muchos hermanos, predicadores, colegas de servicio. He lidiado mucho con ellos hasta darme cuenta que esta lucha era muy personal y nadie me iba a entender. Aprendía a darme cuenta que esto haga que yo predique con más fervor a las personas de adentro de la Iglesia y afuera que padecen la noche oscura de la depresión. Santos y Santas de la Iglesia padecieron depresiones.

Una gran lección:

Si tu respuesta a si tienes este malestar que es de adentro hacia afuera, sufres este sin sentido te comento que me ayudo a mí.

1: Hablarlo con mis cercanos sean familia, amigos, sacerdote.

2: Sal de la cama un rato al día aunque no puedas ir a la regadera. Camina por tu casa y cada día intenta algo más. Bien de apoco. Solo de apoco. Aprende a vivir un día a la vez. Luego trata de comenzar a darte un buen baño que dure un largo rato. Camina una o dos cuadras hasta lograr pequeños objetivos. En caso contrario que alguien te lleve a un profesional.

3: Orar y meditar. La oración con enojo y todo. Habla con Dios. Si estás descreído/a Dilo también aun con poca fe. Meditar es saber estar en silencio y respirar hondo diciéndote cosas bonitas. Me quiero, me amo o Dios, Jesús. 20 o 30 respiraciones ondas. Hazlo a diario, un día a la vez. Todo lo que te dije todo un día a la vez. Solo por hoy.

4: Vuelve a tus tareas de apoco. Tómate tu tiempo. No bebas alcohol ni consumas drogas. Quizá aparezcan momentos casi parecidos a una depresión de vuelta. No te preocupes que es normal. Nuestra alma queda frágil. La fragilidad no te hace tonto o menos que otros. San Pablo se sentía débil y fue uno de los grandes predicadores bíblicos. Retoma tus tareas reitero.

5: haz deporte, busca un Hobbie. Ánimo

Luis Diego Islas.

Laico consagrado. Bs As Argentina Predicador y músico itinerante

0 comment
0 FacebookTwitterPinterestEmail
Older Posts

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy